Miles323

Losquieromuchoasiesasies\(º-º)/

Antes las vainas eran diferentes.

Samuel había escuchado eso muchas veces a lo largo de su vida. Él recordaba que su abuela le solía decir eso cada vez que se quedaba demasiado tarde viendo la televisión, y se había acostumbrado a ignorarlo.

Claro, para entonces, ignorarlo era lo mejor. Lo que un viejito del llano te dijera no podía significar mucho si ya estabas de este lado de la cortina.

Pero aún así, era difícil olvidar lo vivido hace muchos años, cuando aún era un niño.


El joven Samuel solía hacer caso omiso de las recomendaciones de sus abuelos. "Coño muchacho, duerme temprano o te van a venir espantando", era algo a lo que no le tomaba cuidado. ¿Y cómo lo podían culpar? Él no había visto ningunas de las criaturas espectrales y malignas de las que se hablaban en los libros de folclore Venezolano.

Que si el silbón, que si las brujas, que si los espantos… Nada de ello era importante para un joven de su edad. Con la nueva televisión a color, las horas comenzaban a pasar rápidamente y cuando él se quería dar cuenta, el reloj le marcaba las 02:20 a.m.

Claro, él no era un muchacho de los que se espantaran fácilmente; sin embargo, sabía que un poco de cautela no le hacía mal a nadie. Cada vez que el reloj llegaba a esa hora, él apagaba la televisión e iba a dormir de inmediato.

Y todo continuó así unos meses. Al joven Samuel no pareció afectarle —excepto por las ojeras de muerto y los dolores de cabeza ocasionales—, y sus abuelos no le tenían un cuidado tan estricto. Con un regaño les parecía suficiente y él volvería a quedarse hasta tarde de nuevo sin consecuencia.

O eso creyó. Hasta aquella noche, 15 de agosto de 1984.


—Coño con este carajito… ¡Samuel, apaga esa vaina y dale pa' la cama! —gritó su abuela al encontrarlo viendo una retransmisión de una telenovela.

Eran las 12:13, ese día su abuela se había quedado despierta tejiendo algunas prendas de lana.

Samuel no prestó atención de aquella llamada de atención, como era usual. Él sabía que solo debería esperar dos gritos más, tal vez tres, y lo dejarían tranquilo.

Sin embargo, esto no ocurrió. Su abuela ya estaba harta de su comportamiento, así que, ni corta ni perezosa, tomó el cable de la televisión y lo haló con fuerza, apagandola de golpe debido a esto. Luego tomó al joven Samuel por el cabello y lo hizo levantar por la fuerza.

Tres contundentes azotes en la cabeza fueron entregados por parte de la señora en la parte posterior de la cabeza del joven, quien intentó cubrirse con las manos.

—¡Ay, ya abuela! ¡Ya voy, ya voy!
—¡Dale pues! ¿Acaso soy una pared, muchachito 'el coño?

El joven entró a su habitación y cerró la puerta, frotando su cabeza debido al dolor. Se sentó en la cama y luego simplemente se recostó.

Pero él no iba a dejar eso así.

La viejita tenía un sueño realmente pesado, y esa noche estaba cansada. Samuel se dio un margen de media hora.

Y pasada la media hora, se levantó ágilmente. Obviamente, con lo mal que estaba su agenda de sueño, no tenía ganas de dormir para nada.

Abrió la puerta de su cuarto y se escabulló hasta la sala. Decidió no encender ninguna luz para no llamar la atención. Con la luz que llegaba de las ventanas, pudo ubicar correctamente la televisión y el enchufe, la conectó y esta se encendió de inmediato; Samuel movió el controlador de volumen rápidamente para acallar el sonido del aparato.

Pero luego, se permitió subirle un poco, solo para distinguir bien qué decían los susurros de los personajes del programa que transmitían en ese momento.

12:43, esta iba a ser una larga madrugada. Samuel era arrogante. Su abuela podría darle miedo cuando se enojaba, pero él no iba a dejarse ganar así como así.

Y así se dio la madrugada, entre capítulo y capítulo de un maratón de una telenovela mexicana del momento. Algunos comerciales y mensajes de concientización sobre temas varios del momento, y luego de vuelta al maratón.

Así fueron las 1:00 a.m… Y luego las 1:30, luego las 2:00.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License