The Minuteman
Puntuación: 0+x

Los Hombres de Auyama

El Jinete Sin Cabeza, Los Disfraces Perfectos1, Los Hombres Sin Cabeza, Curbicéfalos.

Resumen

Los Hombres de Auyama2 son una especie de entidades formadas por carne y materia vegetal, especialmente la verdura que les da nombre: la auyama. Son muy evasivos y no les gusta estar expuestos en ninguno de los mundos, ni siquiera del suyo propio. Sin embargo, hay pocas ocasiones en el que estos particulares individuos salen a luz del día para vivir entre los mortales.

No podemos decir qué los hace salir, o si simplemente es parte de su propia naturaleza, en fin, ¿quién puede adivinar lo que piensa alguien que no tiene cabeza?

Illustración

Traditional_Irish_halloween_Jack-o%27-lantern.jpg

La rara imagen de una cabeza de auyama. —C. R.

Conocimiento

Características: Los Hombres de Auyama, como se mencionó con anterioridad, son híbridos entre los humanos y las auyamas y aunque parecen hombres su rasgo más característico es que no tienen cabeza ni nada parecido. Por ese motivo usan multitud de reemplazos para su falta de encéfalo y habitan en una multitud de mundos y, aunque son tan extendidos, es verdaderamente excepcional encontrarse uno en el campo.

Los curbicéfalos no quieren alimentación de ningún tipo y parecen mantener cierto grado de consciencia sobre sus semejantes hasta el grado de poder identificarse entre ellos. En algunos mundos el cadáver de los Hombres de Auyama es considerado una delicatez y es verdaderamente sorprendente la cantidad de nutrientes que sus cuerpos contienen, a pesar de no ingerir alimentos.

Naturaleza: Los curbicéfalos son entidades de origen desconocido que aparecieron por primera vez en la Tierra hace mucho tiempo, como uno de los principales prospectos para dominarla. Sin embargo, ninguno de los otros proyectos de hombre prosperó a parte del que estaba hecho totalmente de carne. El de tierra se desmoronó, el de polvo se deshizo y el de auyama huyó.

Los curbicéfalos viven en comunidades muy aisladas3 en muchos lugares, cada cuál más peculiar. Desde grandes ciudades, lo que puede parecer contradictorio con sus tendencias huidizas, hasta el plano onírico habitando en grandes formaciones de gente que no sueña.

A pesar de esto, son grandes artesanos, y alguno que otro llega a convertirse en un guerrero legendario que les ha dado uno de sus apodos. Sin embargo, donde más destacan son en el arte del disfraz. Durante miles de años han podido pasar desapercibidos, incluso mezclarse con los individuos a los que quieren evitar. Esto ha sido sencillo debido a su falta de cabeza. Los curbicéfalos —debido a sus dotes artesanas— han podido dominar lentamente los secretos y principios básicos de la taumaturgia. Pueden convertir un pedazo de metal en la cabeza humana, animal o de cualquier otro que se pueda imaginar.

Se desconoce su método de reproducción, pero varios observadores externos4 han documentado que los curbicéfalos cuando mueren y son depositados en la tierra, su cuerpo puede germinar nuevos curbicéfalos aunque este procedimiento es privado y no se ha llegado a observar completo. Es un misterio si nacen, o no, con cabeza.

Historia y Grupos Asociados: Los primeros avistamientos de los curbicéfalos datan del siglo IV a.C., cuando el conquistador macedonio Alejandro Magno avanzaba hacia el este de Eurasia al frente de sus ejércitos. Varios historiadores que lo acompañaban mencionaban a «seres hechos de vegetal, sin cabeza, pero con forma humana». Eran muy comunes, según estos historiadores, ver a los curbicéfalos en ceremonias fúnebres o en actos considerados paganos por los griegos de la época para honrar a los muertos.

Sin embargo, en retrospectiva, se hace evidente que los curbicéfalos no eran invitados como los griegos pensaban, sino que en estas festividades5 la utilización de calabazas y vegetales similares era común, haciendo que los curbicéfalos se reunieran buscando sus cabezas en ellas, aunque no fuesen ni siquiera parte de ellos.

Aquí se hace evidente uno de los principales eventos a los que los hombres de auyama asisten. Desde la expansión de los celtas hacia el sur, se extendió la celebración del «Halloween» o «El Día de Todos los Santos» donde las calabazas son talladas. Esto nos podría dar un indicio sobre qué les ocurrió a estos seres tan escurridizos, pues un interés tan marcado hacia estas festividades no puede pasar desapercibido para su entendimiento.

Restaurantes Ambrose: Los establecimientos propiedad de los Restaurantes Ambrose preparan platillos y delicatessen basados en los cadáveres de los curbicéfalos recuperados antes de las ceremonias de entierro en sus comunidades. Los platillos son, principalmente, postres basados en mermeladas hechas con trozos del curbicéfalo después de que sean macerados aproximadamente después de 10 días, son servidos con otros platillos como aperitivo o entrada, o simplemente como postre junto a otros dulces como gusanos ácidos de la Fábrica.67

Se desconoce como los Restaurantes Ambrose consiguen acceso a los curbicéfalos fallecidos, posiblemente a través de sus conexiones con los Mercantes. Un punto interesante a destacar es que parece que los Quemalibros y los Carceleros están muy interesados en detener este tipo de intercambios.

Acercamiento: Normalmente no existe un método único para aproximarse a un Hombre de Auyama sin provocar su huida, algunas veces incluso podrás cruzarte con uno y no saber quién es por su hermetismo. No obstante, se han recuperado varios procedimientos que pueden servir para observarlos en la naturaleza y no interferir directamente con ellos. A saber:

  • Participar en las festividades del 31 de octubre al 1 de noviembre.
  • Elaborar calabazas talladas o mantener un huerto de calabazas o similares.
  • No practicar ninguna religión abrahámica.
  • En el caso de visitas al reino onírico, estar en un área donde la gente no sueña.

Estos requisitos no garantizan la aparición de un curbicéfalo.

Otros detalles: Los Hombres de Auyama que habitan el espacio conocido como las Tres Portlands son únicos por el hecho de que 1 entre cada 1000000000 nace con el cuerpo entero, ocasionando una gran festividad entre sus miembros. Al momento de escribir esto, nada más ha ocurrido dos veces. Muchos farsantes y impostores reclaman tener una cabeza de curbicéfalo original, pero no son más que copias baratas.

En otros espacios, como el Reino de Tierra Negativa, los curbicéfalos están extintos y no es posible catálogar a ninguno en este sitio. No se sabe si se trata de un evento provocado intencionalmente o no, su veracidad se discute más abajo.

Observaciones e Historias


El Jinete Sin Cabeza

El amor sinceramente puede superar las barreras más allá de la muerte, incluso las murallas que la propia vida nos impone. Esto nos remonta a no hace mucho tiempo atrás, cuando la libertad y el destino de nuestra nación se peleaba en los campos de batalla de la campiña. Un soldado alemán se enamoró perdidamente de una cortesana británica. Era uno de los mercenarios traídos a nuestro suelo sagrado por el tirano Rey Jorge.

Este soldado peleó en Bunker Hill y más adelante en Valley Forge, pero incluso en presencia de lo más horrible de la humanidad, su amor no amainó ni un apíce y tampoco lo hizo su deseo por el dinero británico. Durante sus marchas dedicaba sus pensamientos a su amada. En una batalla sin nombre en las cercanías de Sleepy Hollow, el soldado encontraría su final.

Pronto se oyeron rumores que el Ejército Continental de los patriotas se movilizaba hacia los sembradíos de Pensylvannia, donde los terratenientes británicos habían ¡echado raíces y comenzado su explotación. Sin embargo, ahora la guerra amenazaba ese estilo de vida. Pronto se encontraron marchando por todo el Estado. Pero ahora su amor por el dinero estaba en una encrucijada con su amor de la vida.

Mientras los oficiales británicos gritaban órdenes, el soldado sabía que si no cumplía su pago no llegaría nunca, es más, ¡podría terminar colgado por traidor! pero si no hacía algo, podría no volver a ver a la muchacha nunca más. La avaricia pudo más.

Pronto ambos ejércitos se batían en batalla.

~ W. Irving, 1820, escritor romántico estadounidense. Obras apócrifas.

Duda

EL TEXTO DE LA DUDA VA AQUÍ

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License